Porque sabemos que el depredador ofenderá cuando las circunstancias son favorables, queremos darles algunos tips a los Papás.

Aquí les ofrecemos algunos pasos que pueden tomar para ser pro-activos:

  1. Pregunta en la administración de la escuela donde asiste tu hij@ (o de la iglesia, o de la guardería, o cualquier lugar donde dejarás encomendad@ a tu hij@) cuáles son las medidas de seguridad establecidas para proteger a l@s niñ@s de depredadores mientras están en su propiedad.  Esto ayudará a aclarar tus expectativas, y te proveerá con una oportunidad para que cooperar en la formación de estas medidas, en el caso que no las haya todavía.
  2. Permite que tus familiares y amigos te oigan hablando con tu hij@ sobre sus derechos.
  3. Ayúdale a tu hij@ a entender que sus partes privadas son las que tapamos cuando vamos a la playa.  Nadie más necesita verlas, tocarlas, enseñarle las suyas, ni pedir que el niño o la niña las toque.  Para reforzar estas medidas de seguridad personal, procura respetar la privacidad de cada quien como familia.  Es difícil mantener las barreras de protección para nuestr@s hij@s si hacemos acepción.  (“Ay, m’ij@, ¡yo soy tu madre!” )
  4. Utiliza los nombres anatómicamente correctos para los genitales de tus hij@s.  Un depredador no lo hará.  Se hará más fácil notar cualquier cambio en su vocabulario.  Esta terminología facilitará la conversación normal y sana que debe existir entre familia sobre la sexualidad.
  5. Habla con tus hij@s sobre sus sentimientos.  “¿Y cómo te hizo sentir?” es una respuesta cariñosa. El aprender a identificar a nuestras emociones, y las de las demás personas en nuestras vidas, es una herramienta útil que nos ayuda a expresar nuestras necesidades.
  6. Reconoce que la curiosidad sexual es natural y es sano.  El toque sexual produce placer.  El ayudar a nuestr@s hij@s a entender esto en formas apropiadas a su edad les adelantará en su crecimiento personal.  Sin embargo, el comportamiento erótico prematuro debe producir “banderitas rojas” en nuestra mente y su origen debe ser investigado.  El niño o la niña no es el origen.
  7. Escuchar debe ser una prioridad.  Siempre que puedas, mira a tu hij@ en los ojos cuando te quiere hablar.
  8. Se tú un ejemplo de la honestidad.
  9. Enséñale a tu hij@ que él o ella es dueñ@ de su afecto.  En situaciones sociales, si él o ella no desea sentarse en las piernas de alguien, o besarle o abrazarle a alguien en forma de saludo, deben saber que tiene la opción de saludar con la mano, o simplemente decir, “Hola”.  Si esto crea una situación penosa para los adultos, tal vez sea una buena oportunidad para aclarar que, como familia, estamos aprendiendo acerca del afecto y la seguridad, y estamos practicando hoy.  Si todos se ríen, qué bien.  Si alguien se ofende, ojo.
  10. Si tu hij@ te dice que alguien les hizo o les dijo algo que les incomodó, créele.

no replies

Leave your comment